Peras rellenas de foie y Gorgonzola con panettone. Todo sobre el GORGONZOLA.

 
Ingredientes para 4 personas:
 
4 peras
100 g de terrina de foie
100 g de Gorgonzola
1 botella de Moscatell
1 cucharada de Amontillado
1 cucharadita de nata
1 huevo
1 panettone
Aceto Balsamico Tradizionale di Modena
Sal, mantequilla, pimienta y clavo

 

Elaboración:

Pelar las peras y descorazonarlas. Cocinarlas en moscatel con un clavo. Cortar cilindros de foie para que entren en la pera. Batir el Gorgonzola dulce con una cucharadita de amontillado y otra de nata para conseguir una crema. Cortar cilindros de Panettone. Fundir la mantequilla con un huevo batido y pasar los cilindros por este líquido y dorar en una sartén. Calentar ligeramente las peras con el foie en el horno, simplemente para que cojan calor. Terminar de rellenarlas con la crema de Gorgonzola y servirlas con el panettone como base.

 

Receta extraída de la web  http://www.gorgonzolab.com/blog/cuando-la-pera-encontro-el-gorgonzola

Chef: Willy Moya

Todo sobre el GORGONZOLA.

Se produce exclusivamente con leche entera de vaca, en dos regiones del norte de Italia, y concretamente en las provincias de Bérgamo, Brescia, Como, Cremona, Cúneo, Lecco, Lodi, Milán, Novara, Pavía, Varese, Verbania, Vercelli y en la zona de Casale Montefarro.

El Gorgonzola nació a finales del S.X en la homónima ciudad de Gorgonzola, cerca de Milán. Hoy está reconocida por la Comunidad Europea y registrada en la lista de productos “DOP”. Cada queso tiene en ambas caras la marca de origen  y se envuelve en papel de aluminio.

 

Características Sensoriales:

El Gorgonzola es un queso de pasta verde azulada pero con todas las características de una pasta blanda. Su textura es cremosa y untuosa, con una pasta ligada y untable de color blanco pajizo, salpicada de pequeños grumos de moho verde azulado. El sabor es impresionante y muy definido, fundente y mantecoso al paladar. En sus dos versiones, una picante y la otra dulzona y nada salada, ambas tienen una palatabilidad mixta entre la masa cremosa y los gránulos de moho, y de complejos y persistentes aromas de fermentación intensa y profunda.

Valores Nutricionales:

Este queso tiene un alto contenido de minerales y vitaminas.100gramos de este queso tienen un valor energético de 330 Kcal (1375 KJ) y contienen 19 g de proteínas, 26 g de grasa, fósforo, calcio y las vitaminas A, B1, B2, B6, B12 y PP.

¿Con qué vino?

La personalidad fuerte de este queso ofrece tal variedad de gustos que de forma inevitable se convierte en un factor influyente a la hora de elegir un vino. Se puede encontrar en su variedad cremosa y dulce como en su variedad picante. Cada una de ellas abre una gama de sabores a cual más diferente. Son precisamente las características que diferencian los distintos tipos de Gorgonzola las que deben tomarse en consideración para orientar la elección del vino.

El Gorgonzola picante, por ejemplo, necesita un vino tinto importante, algo envejecido y bien estructurado, sugerimos un Moscato licoroso o un Marsala Virgen (este último ideal para acompañar los postres).

El Gorgonzola dulce-cremoso prefiere vinos, tanto tintos como blancos, caracterizados por una cierta suavidad y sapidez. Óptimos el Riesling, el Pinot Blanco, el Merlot, el Orvieto Clásico, el Frascati Superior, la Malvasía Seca, el Chiaretto y los Novelli en general.

¿Y con cerveza?

La combinación entre cerveza y quesos encuentra su punto culminante con las clásicas cervezas de Abadía que casan perfectamente con quesos fermentados: es bien conocida la combinación entreb Gorgonzola picante y las cervezas de los monjes Trapistas (Trappe, Chimay bleue, Leffe); con el tipo dulce, és óptima la combinación con una cerveza rubia doble malta.

¿Con qué alimento?

¿Quién no conoce la clásica combinación con queso Mascarpone y, por qué no, con una guarnición de nueces? También es ideal con fruta, verduras, mermeladas, miel, mostaza, chocolate, para complementar una salsa para pasta o arroz, o para dar sabor a una carne,…

Conservación

Se aconseja mantener el queso a temperatura ambiente al menos media hora antes de consumirlo para exaltar sus características organolépticas y que pueda ofrecer su máximo gusto.

Sucede a menudo que los consumidores “arruguen la nariz” cuando se habla de Gorgonzola: es cierto que a veces, ¡su olor no es de los mejores!. Muchos no lo guardan en el contenedor de los quesos por miedo a que el olor contamine los demás quesos. Una solución bien sencilla es quitar la costra y envolver el Gorgonzola, sin costra, en aluminio o mantenerlo en un contenedor de alimentos. A menudo es precisamente la costra la causa del olor penetrante y no siempre agradable.

Se aconseja comprar el Gorgonzola en pequeñas cantidades ya que se trata de un alimento vivo en continua maduración, por tanto no es de extrañar que se oxide en la nevera, formando una capa opaca de color amarillenta que basta con eliminarla para volver apreciar la calidad de este queso.

En nuestro catálogo disponemos de dos Gorgonzolas  y un dueto de Gorgonzola y Mascarpone, los tres son de MAURI y tienen muchísima aceptación entre nuestros clientes. Se trata del GONGONZOLA BONTÀ DELLA BONTÀ, DEL GORGONZOLA ORO y DEL GORGONZOLA-MASCARPONE DUETTO. También tenemos un queso que por tipología, características,… se parece al Gorgonzola, pero carece de DOP, se trata del VERZIN de OCCELLI, un queso denominado Herborinati.

Esperemos que os haya parecido interesante. Si queréis añadir alguna cosa o hacer cualquier puntualización, no dudéis en hacerla.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *