Una aperitivo fácil pero muy vistoso y sabroso.

 

Aperitivo fácil entre los fáciles y con un resultado visual llamativo como podéis ver.

Los ingredientes básicos son:

          Queso parmesano rallado (1 cucharada por piruleta aproximadamente)

          Palitos para brochetas

En una bandeja de horno colocar una lámina de papel para horno y sobre ella pequeños montoncitos de parmesano separados entre sí. Puedes personalizarlas añadiendo un poquito de orégano, trocitos de bacón, semillas de amapola o de sésamo…  esto añadirá color y sabor a tus piruletas. Colocar sobre cada uno, el palito de brocheta por la parte que no pincha a modo de piruleta. Cubrir el palo con un poquito más de parmesano.

 

Precalentamos el horno a 200º e introducimos la bandeja con las piruletas. Cuando veamos que empiezan a tomar un color dorado (aproximadamente 5 minutos) retiramos del horno, lo importante es no moverse del sitio y vigilarlas, ya que el parmesano pasa del tostado y rico al quemado en un momento.

Dejamos enfriar y las retiramos con cuidado, son frágiles.

 

Puedes adaptarlas como base para otras preparaciones o como decoración de un plato, las múltiples variaciones hacen que las posibilidades de esta receta sean infinitas. Así que, adelante, experimenta y disfruta!

 

foto de www.findrural.com

 

foto de  tusrecetas.abcdesevilla.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *