Pecorino Romano, un exponente en la tradición gastronómica italiana.

pecorino Romano detallada CBG

Hace más de dos mil años que los rebaños de ovejas pastan libremente en el campo del Lazio y Cerdeña. Estos producen la leche de la que se obtiene el queso Pecorino Romano.

El Pecorino Romano es un queso de pasta dura, cocida, elaborado con leche de oveja (pecora) fresca, entera, procedente exclusivamente de las explotaciones de la zona de producción. Con un 36% de materia grasa, este queso viene comercializado con una fina corteza de color marfil claro o paja natural (aunque varía según el tiempo de maduración).
El queso se elabora entre noviembre y finales de junio, cuando las ovejas pastan libremente en las dehesas naturales. El Pecorino Romano es de mayor tamaño que la mayoría de los quesos de su mismo tipo, y debe estar bien prensado. Las formas son cilíndricas con lados planos, con la altura del talón de entre 25 y 40 cm y el diámetro de la placa de entre 25 y 35 cm. El peso de las formas puede variar entre 20 y 35 kg, y éstas van marcadas en la corteza, con el símbolo de origen (un diamante con las esquinas redondeadas y que contiene la cabeza estilizada de una oveja) con las palabras Pecorino Romano.
Tarda de 8 a 12 meses en madurar; en este tiempo desarrolla su sabor característico: salado e intensamente frutal, que se vuelve cada vez más robusto. La pasta compacta es de color amarillo claro, con ojos pequeños e irregulares; debe ser húmeda pero granulada.
Este queso tiene la DOP Europea.
El Pecorino Romano se emplea frecuentemente en platos de pasta, a menudo rallado igual que el más conocido, el Parmigiano Reggiano (parmesano). Su sabor fuerte y salado hace que sea empleado en la elaboración de salsas, en especial aquellas de origen romano, tal y como el Bucatini All’Amatriciana. También lo encontramos en Tablas de quesos.

En nuestro catálogo disponemos de varias opciones para catar este peculiar queso, desde la pasta rellena de queso Pecorino y piñones, de nuestra marca SURGITAL, pasando por las salsas como el PESTO, que contienen pecorino entre sus ingredientes, hasta el queso en forma, de BERTONI, para rallarlo y elaborar nuestras propias recetas.

Aprovechamos la ocasión y os proponemos una receta con la pasta rellena de Pecorino que nos manda nuestro fabricante italiano Surgital; Raviolotti al Pecorino di Peinza con flores de calabacín y crujiente de jamón.

RAVIOLOTTI PECORINO zucchineProsciutt

Ingredientes para 4 raciones:

480 g (24 piezas) di Raviolotti al pecorino di Pienza e Pinoli

8 flores de calabacín

50 g de calabacín

30 g jamón de Parma

40 g de Parmigiano Reggiano grattugiato

40 g de mantequilla

Un poco de aceite de oliva virgen suave.

¼ de cebolla chalota

sal y pimienta negra.

Preparación:

Cortar un lado de las flores de calabacín y abrirlas bien. Colocarlas en una hoja de papel de pergamino, engrasar ligeramente y ponerlas en el horno hasta que queden secas.

Picar la chalota y rehogar bien con aceite, seguidamente añadir el calabacín cortado en media luna. Cocer durante unos minutos, añadir sal y pimienta.

Cortar el jamón en juliana bien fino y freírlo en una sartén con un poco de aceite hasta que quede crujiente.

Hervir el Raviolotti con queso pecorino y piñones en abundante agua hirviendo con sal, escurrir y mezclar con el calabacín previamente preparado y la mantequilla.

Disponer en cada plato 2 flores de calabacín y la pasta  cubierta con la salsa.

Por último, espolvorear con queso parmesano rallado y adornar con jamón crujiente.

 

Receta elaborada por Surgital

3 comentarios sobre “Pecorino Romano, un exponente en la tradición gastronómica italiana.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *