Santa Lucía en el Véneto venerada especialmente antes de Navidad.

Faltan pocos días para Navidad: después de este fin de semana, nuestros restaurantes y nuestras casas empiezan a estar decoradas con árboles y pesebres de todas las medidas y materiales, mientras que las ciudades se visten de bonitas luces que animan a las compras navideñas.

salon-arbol1

Nos encontramos en esta época del año donde todo parece realmente mágico (más intensificado para los pequeños de cada casa)
En el post de hoy, quiero hablaros de una singularidad que se produce en el Veneto: los protagonistas son San Nicolás y Santa Lucía que llenan de regalos los hogares de esta región italiana, ellos son los ” antepasados ​​” de Santa Claus y la Epifanía. El culto a San Nicolás y Santa Lucía está presente en toda Italia -e incluso en el norte de Europa – pero, en lo que respecta al Veneto, Santa Lucía, es muy querida en las áreas centrales de Treviso, Verona, Vicenza y Venecia. Mientras que San Nicolás se celebra en la noche del 05 de diciembre, Santa Lucía se celebra en la primera quincena del mes de Diciembre: su fiesta litúrgica cae el 13 de diciembre cuando murió,” la Santa sin ojos ” venía del cielo sobre un carro lleno de regalos tirado por un burro. Es la noche más larga del año y una festividad muy esperada para los más pequeños de la casa y en general, por todos.

De acuerdo con la tradición, los niños escriben una carta a la Santa con la lista de regalos que les gustaría recibir y declarando que van a ser buenos y obedientes durante todo el año. Para aumentar la expectativa de los niños, en las calles suenan campanas avisando a los más pequeños que deben ir a la cama, para evitar que la Santa les vuelva ciegos, arrojando cenizas a sus ojos. Con el fin de agradecer a la Santa los regalos que les traerá, es costumbre dejar alimentos para ella y para su burro en las ventanas de todos los hogares; por lo general naranjas, galletas, café, medio vaso de vino tinto, heno o harina de maíz y sal para el burro. En la mañana del 13 de diciembre, los niños encontrarán un plato con naranjas y galletas consumidas, más algún que otro caramelo y monedas de chocolate. Suele dejar también escondidos en cada casa algunos de los regalos que estaban en la lista de deseos de cada niño.

Hay muchos pueblecitos que acompañan esta fiesta con mercados principalmente dedicados al turrón o a otros dulces. Y también dedicados a la venta de figuritas para el Belén y árboles de Navidad.

La costumbre de celebrar Santa Lucia en Véneto empezó alrededor del siglo XIII d.C., y quizás la ciudad véneta donde esta tradición es mas fuerte sea Verona.

Pastafrolle, Verona

Entre los dulces típicos de esta fiesta están las “pastefrolle de Sta.Lucia”, de formas variadas, estrella, caballito, corazón, y el buenísimo Mandorlato, una variación veronesa al turrón.

Mandorlato, Verona

 

 

 

.

 

 

 

En Verona para celebrar Santa Lucia desde hace un siglo hay una tradicional feria que dura tres días, hasta el día 13 en la principal plaza de la ciudad, Piazza Bra, que se llena de mostradores con juegos, dulces y bombones de cada tipo.
Para coronar la fiesta cada año se puede admirar la estrella de Navidad que desde el interior de la Arena aterriza luminosa en Plaza Bra, invitando a la gente a visitar la magnifica Exposición de los Belén.

Santa_Lucia_4