Alimentos que ayudan a depurar nuestro cuerpo

Buenos días a to@s,

Después de los excesos viene nuestra consciencia y nos mata a palos!!! Con lo bien que lo hemos pasado comiendo en familia, reunidos alrededor de una mesa llena de buena comida, buenos vinos y buenos licores.  La Navidad está directamente relacionada con la abundancia y los excesos, una vez terminada, llega la triste realidad y nos sube a una váscula que habíamos olvidado que existiera. La cosa no puede ser peor, por ello, a continuación, he recopilado algunos alimentos que por sus propiedades y composición nos ayudan a eliminar toxinas de nuestro organismo, además de ser muy beneficiosos por sus vitaminas y minerales.

Está claro que la alimentación repercute directamente en nuestra salud, es por ello fundamental conocer las propiedades y beneficios de los alimentos que tomamos.

tomate-é-fruta

Los tomates

El tomate está repleto de vitamina C, que estimula el sistema inmunitario y licopeno, una de las sustancias fotoquímicas más potentes contra el cáncer, especialmente de próstata, pulmón y estómago. El tomate protege la piel de las lesiones solares y además es poco calórico, por lo que es muy adecuado en dietas de adelgazamiento.

fresas

Las fresas

Son buenísimas para perder volumen y deshincharte gracias a sus efectos depurativos. Su alto contenido en sustancias antioxidantes dejará tu piel bonita y luminosa.

Pasarte uno o días enteros (salteados en la semana) comiendo fresas también te ayudará a adelgazar, ya que estas deliciosas frutas contienen poquísimas calorías (30 kcal por 100 g) y sus sustancias antioxidantes combaten los radicales libres que causan la oxidación de las lipoproteínas.

Además, las fresas ayudan a la eliminación de ácido úrico a través de la orina, mejoran el tránsito intestinal por su alto contenido en fibra, descongestionan la circulación venosa y depuran el hígado.

c 

La uva

Las uvas ayudan a eliminar toxinas de nuestro cuerpo, limpian la sangre y los intestinos. Fortalecen el corazón al reducir el colesterol malo, es diurética y laxante. Las uvas también contienen antioxidantes que combaten el cáncer y estimulan la función cardiovascular, como el resveratrol que se encuentra en la uva roja.

La uva disminuye el riesgo de formación de coágulos, es buena para el hígado y fuente de potasio y de fibra.

 la-pina-en-nuestra-dieta_1_1814971

La piña

Con esta fruta, además de depurarte, adelgazarás, perderás volumen y te sentirás ligera gracias a la bromalina, una enzima digestiva que contiene la piña.

Su alto contenido en potasio te ayuda a eliminar toxinas sin riesgo para tu organismo.

imagesCAEX7K8G

Los espárragos

Los espárragos fortalecen la función cerebral y el sistema nervioso. Son una fuente excelente de fibra, potasio y ácido fólico. También contienen betacaroteno y vitamina C, nutrientes antioxidantes que ayudan a prevenir y combatir el cáncer, las cardiopatías y los trastornos oculares.

Al ser diurético, el espárrago favorece la eliminación de toxinas a través de la orina. Contiene pocas calorías lo cual va bien en regímenes de adelgazamiento.

Para saber más a cerca del limón`podéis ver: http://www.cbg.es/blog/2013/08/27/receta-crostata-al-limone-un-placer-del-mediterraneo/

 LIMN

El limón

El limón tiene unas propiedades limpiadoras y antioxidantes increíbles para depurar nuestro cuerpo. Tiene mucha vitamina C y poderosos efectos antioxidantes, que fortalecen las células del cuerpo, contribuyendo así a la desintoxicación. El limón estimula la vesícula biliar, que coopera con las funciones hepática y digestiva.

 manzanas

La manzana

La manzana es la mejor fruta para eliminar toxinas y depurar el cuerpo. Contiene una fibra soluble llamada pectina que disminuye los niveles elevados de colesterol malo y regula la función digestiva. Protege al cerebro de lesiones que causan trastornos como el Alzheimer y Parkinson.

La manzana obra maravillas como purificador y digestivo, gracias a la combinación de fibra y pectina.

Comer una manzana ayuda a la purificación porque ayuda a sentirse saciado antes y durante más tiempo. Además, puede ayudar a aliviar el estreñimiento crónico. El estreñimiento impide que el cuerpo se libere de toxinas y puede provocar hemorroides y hasta cáncer de colón. También alivia el dolor de estómago.

 Alcachofas1

La alcachofa

Las alcachofas eliminan la retención de líquidos y desintoxican el hígado. La fibra que contienen ayuda a la digestión, por lo tanto alivian los síntomas de la indigestión, colon irritable, dolor abdominal, flatulencia, náuseas, estreñimiento y diarrea.

También estimula el flujo de la bilis, una sustancia que ayuda a la digestión y fomenta el movimiento intestinal, esto hace que evite que las toxinas se acumulen en el hígado y reduce el riesgo de cálculos biliares. La alcachofa es poco calórica.

 perejil

El perejil

El perejil es rico en antioxidantes como vitamina C y el flavonoide luteína. Alivia las afecciones artríticas y reumáticas, aumenta la presencia de potasio y estimula la excreción de sodio y agua. Por lo tanto, es un diurético natural que ayuda a controlar la hipertensión arterial.

 

Si tenéis en cuenta esta lista y añadís alguno de estos alimentos en vuestra dieta, conseguiréis depurar vuestro cuerpo después de estas fiestas . Tu cuerpo te lo agradecerá!!!! 😀

 

Un saludo.

Menús infantiles nada educativos ni saludables

Nos jactamos de decir que tenemos los mejores restaurantes del mundo, la mejor dieta, más rica y saludable, que debemos educar y sensibilizar a nuestros clientes, pero nos olvidamos de lo más importante, el futuro, nuestros pequeños.

Una ley no escrita determina que los menús infantiles consten de pasta, carne y postre. Lo que encuentran nuestros pequeños cuando van a los restaurantes, suele ser (según la opinión de diferentes asociaciones de consumidores):

Pasta: normalmente pasada de cocción y con tomate infame.
Carne: rebozada o picada tanto de ternera como de pollo o cerdo, con patatas congelas.
Postre: yogurt o helado.

Tenemos un grave problema y tanto consumidores (padres) como restauradores debemos poner todo de nuestra parte para enriquecer la variedad y la calidad de nuestros menús. Así, educaremos gastronómicamente a nuestros hijos y de paso frenaremos el aumento de la obesidad infantil.

Saltó la alarma cuando a una amiga de mi hija de cinco años le ofrecimos unas cerezas y las miró como el que mira a un extraterrestre, antes de comerla como el que está mordiendo un limón. Mi hija con buen criterio le advirtió: cuidado que lleva un hueso en el centro, inmediatamente la expulsó exhausta. ¡Houston tenemos un problema!

Nuestra responsabilidad, debe estar por encima del negocio y debemos ofrecer buena calidad y variedad  a nuestros futuros gourmets a buen precio, de este modo fidelizaremos también a los padres que sentirán que cuidamos a sus hijos.

Pasta sí, pero de calidad y hecha con cariño.

Aceite de oliva virgen por favor.

Patatas sí, pero no congeladas.

Olvidémonos de los fritos y busquemos nuevos sabores para enriquecer a los pequeños de una forma saludable y con imaginación.

Pescado fresco y bien limpio (ni barritas, ni calamares a la romana) hay infinidad de pescados a precios económicos, que bien limpios y elaborados con imaginación pueden ser maravillosos. (Mairas, caballa, calamar, pescadilla, cazón etc.)

Las verduras son  un tema complicado, yo también soy padre, pero hay maneras divertidas de comer verduras y son eficaces os lo garantizo (en forma de espaguetis, gratinadas, etc.)

Los postres. Aunque un yogurt o un helado pueden ser un complemento estupendo, la fruta variada y de temporada es mejor. (Crear el hábito de comer fruta es difícil hasta en los adultos, pero debería ser una obligación y si tus hijos te ven comer fruta ellos también comerán)

Es nuestra asignatura pendiente (de todos) y en nuestra mano está crear gourmets que disfruten de lo que hacemos y quién sabe, entre ellos aparecerán futuros profesionales que se apasionen con nuestro mundo y ayuden a mejorarlo, ¡que falta nos hace!.

 

                                                                                                                                                                                      GERMÁN ESPINOSA

 CHEF DEL RESTAURANT VERMELL