Comida Slow Food: Una tendencia con muchos adeptos.

¡Aprovecha el verano para practicarla!

Imagen extraída: http://bit.ly/OU2PgO

El Slow food (Comida lenta) se opone al fast food y pretende volver a la comida tradicional disfrutando con tranquilidad de una buena comida, sana y equilibrada.

Es bien sabido por todos, que el tiempo es oro en nuestra sociedad. Esta falta de tiempo ha propiciado el nacimiento de la comida fast food y con ella ha aumentado la ingesta de productos con pocos nutrientes y han disminuido las relaciones humanas alrededor de la mesa. El Slow food es un  movimiento internacional nacido en Italia hace unos 20 años y se basa en volver a la comida tradicional disfrutando con toda tranquilidad de una buena mesa y de su entorno.

El Slow food defiende las costumbres alimentarias saludables, con los nutrientes necesarios para nuestro organismo,  en definitiva, una dieta mediterránea pero con unas ligeras variaciones en cuanto a la cocción de los alimentos y con algunos conceptos distintos que mejoran esta dieta, como pueden ser, una masticación adecuada, la utilización de sabores suaves y naturales…

Sin duda es un concepto que favorece muchos aspectos de nuestra salud, tanto física como psíquica, sabemos que es difícil de seguir, pero aprovechemos el verano y las vacaciones para ponerlo en práctica.

Quesos CBG

Podemos pensar que preparar un plato de pasta es algo sencillo pero no es tan fácil como parece. La pasta debe comerse “al dente”, acompañarla con una buena salsa y servirla con un buen queso italiano para darle el toque diferencial y personal de cada chef.

Por eso, hoy os presentamos algunos de nuestros quesos que encontraréis en el surtido CBG.

Mozarella Di Bufala queso fresco de pasta hilada, obtenido con leche de búfala entera pasteurizada y fermentos lácteos. Este queso fibroso y graso puede comerse al natural (normalmente fresca) o fundida. Pero sin duda, su uso mayoritario y el que le ha dado fama, es para completar la pizza. A la pasta le aporta mucho sabor, delicadeza y cremosidad. Debe conservarse en nevera a una temperatura de +4/ +8 ºC.

Parmigiano Reggiano  destaca por su color pajizo y uniforme. Tiene un aroma fragante y un sabor delicado. La producción de este queso de pasta dura se encuentra regulada por una DOP (Denominación de Origen Protegida). Se obtiene a partir de la leche de vaca y debe tenir una curación de cómo mínimo 12 meses pudiendo llegar a 36. En la cocina es muy versátil, siendo un excelente aliado de la pasta, se puede añadir a ensaladas, comer como postre  o preparar un exquisito risotto. Para la preparación de pasta se usa rallado.Debe conservarse en nevera a una temperatura máxima de 7º C.

Grana Padano Este queso duro con Denominación de Origen Contrlada, es semi-graso, está cocido y madurado lentamente (puede llegar a madurar durante 18 meses). Se produce cuajando la leche vaca que se deja reposar y luego se desnata mediante el sistema de afloración. Su textura es granulosa y tiene un característico color amarillo marfil oscuro. Su aroma es fragante y su sabor es intenso y ligeramente picante. Tiene también mucha versatilidad en la cocina, pudiendo formar parte de recetas de pasta (rallado), de ensaladas e incluso formar parte de un postre. Debe conservarse en nevera a una temperatura de 4ºC a 8ºC.

¿Consideráis imprescindible un buen plato de pasta en las cartas de los restaurantes?