La combinación perfecta! Dos recetas fáciles y exquisitas con tomate y perejil

Buenos días a tod@s,

Después de escribir las virtudes de algunos alimentos en el pasado post, sólo añadiré 2 recetas donde el Tomate y el perejil son los ingredientes protagonistas. Los tomates condimentados con perejil y ajo, aparte de formar una agradable combinación, les ayudará a eliminar los líquidos en exceso, gracias al poder diurètico del Perejil  Por tanto, recetas riquísimas en vitamanina C y con muchas virtudes preventivas.

Dos recetas que además de sanas y depurativas, son exquisitas!!!! Feliz fin de semana.

TOMATE

Receta de Tomates al horno con perejil y ajo picado

Ingredientes para 4 personas:

4 tomates.

2 dientes Ajo.

25 gramos de Pan rallado.

4 cucharadas de aceite de oliva virgen

2 ramas perejil.

Sal

Pimienta.

Preparación:

Cortamos los tomates por la mitad y presionamos para quitarles las semillas. Les ponemos una pizca de sal y los invertidos para que escurran.

Calentamos el aceite en una sartén, ponemos los tomates por la cara del corte abajo y, cuando empiecen a cocinarse y la piel se levante por los bordes, damos la vuelta.

Mientras se fríen, pelamos y picamos en brunoise (picadito muy pequeño) los ajos y una vez picado mezclamos junto con el pan rallado.

Cuando los tomates empiecen a caramelizarse, sacamos de la sartén y los ponemos en una fuente de horno.

En la misma sartén de los tomates añadimos el pan y el ajo y doramos esta mezcla.
Una vez tostada la mezcla, espolvoreamos sobre los tomates.

Los introducimos en el horno ya caliente a 180 º C durante diez minutos, teniendo cuidado de que no se resequen.

Se suele consumir como guarnición aunque como plato principal puede ir acompañado de un poco de queso mozzarella horneado ligeramente junto con los tomates.

Brunoise de verduras con huevo pochado y salsa de perejil

03
MIREIA OLIVÉ http://www.mireiaolive.com/index_es.php

Ingredientes principales

500 g de tomates

1 Calabacín mediano

1 Pimiento rojo mediano

1 Pimiento verde mediano

1 cebolla mediana

1 cucharada de albahaca picada

1 cucharada de cebollino picado

4 Huevos

2 cucharadas de vinagre balsámico

40 g de queso scamorza

Sal

Pimienta

Para la vinagreta:

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de vinagre balsámico

½ cucharadita de vinagre de Jerez

1 cucharadita de mostaza antigua

Para la salsa de perejil:

1 manojo grande de perejil

½ cebolla

1 diente de ajo

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharada de yogur natural sin azúcar

Preparación de la receta

En primer lugar, troceamos en daditos pequeños la chalota, el pimiento rojo, el pimiento verde y el calabacín. Escaldamos los tomates un minuto en agua hirviendo. Los pelamos y cortamos en dados, les retiramos las semillas y los troceamos en dados.

Después, preparamos la salsa de perejil. Para ello, escaldamos las hojas de perejil un minuto en agua hirviendo, pasamos por agua fría y escurrimos bien presionando para eliminar el agua. Trituramos en la batidora junto con el ajo laminado, el yogur, el aceite de oliva, una pizca de sal y pimienta.

Aparte, escalfamos los huevos en agua caliente y un chorrito de vinagre y reservamos. Los pasamos por agua templada para cortar la cocción y quitarle el sabor de vinagre.

En un bol, preparamos una vinagreta mezclando el aceite de oliva, el vinagre de Jerez, el vinagre balsámico y la mostaza antigua. Salpimentamos.

Pasamos todas las verduras por la  sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen, sal y pimienta, durante 2 minutos (el tiempo justo para que estén poco echas). Luego ponemos todas las verduras en un bol y las bañamos con la vinagreta. Removemos.

Para terminar cortamos la scamorza en finas lascas.

Emplatamos, poniendo un aro en el centro del mismo y repartiendo en su interior el tartar. Después, retiramos cuidadosamente el aro, colocamos encima un huevo escalfado y unas lascas de queso.

Acompañamos con la salsa de perejil a un lado y decoramos con las hierbas frescas picadas.

Para completar: http://www.cbg.es/blog/2014/01/08/alimentos-que-ayudan-a-depurar/

Foto de Mireia Olivé: http://www.mireiaolive.com/index_es.php

Nos ha inspirado una receta cde @canalcocina

Oliver, despeja dudas y nos habla de los hornos para pizza.

Según las opiniones de los diferentes expertos en la materia, los hornos para hacer una buena pizza pueden ser indiferentemente de leña o eléctricos, siempre y cuando llegue a la temperatura necesaria mínima de 300ºC para proporcionarle a la pizza sus características principales, son: que la masa debe ser fina, crujiente y suave al paladar. Esto depende de varios factores, pero uno muy importante, tanto como la harina y la elaboración de la masa, es el horno.

La cocción de la pizza, se genera a través de diferentes tipos de transmisión de calor, en primer lugar por conducción, esta es la transferencia de calor que se trasmite directamente entre la superficie refractaria del horno y la masa de la pizza por contacto directo. En segundo lugar, por convección debido a que está en contacto con el aire caliente que hay en el horno. Y en hornos de leña, hay un tercer tipo de transmisión de calor, que es el de la reverberación (reflexión) del calor que trasmite la llama del carbón.

Este último tipo de transmisión de calor es el que diferencia principalmente la cocción en un horno de leña y uno eléctrico, ya que el calor de la llama en la leña trasmite un aroma y tostado diferente a la masa. Este tipo de cocción tiene igualmente sus detractores debido a la supuesta generación de dioxinas, tema muy analizado y discutido desde hace más de 40 años, que aún hoy en día no está del todo comprobado.

Ahora bien, cuales son las variables que debemos saber para elegir entre un horno eléctrico o uno de leña:

Variables

Horno de leña

Horno eléctrico

Conocimiento técnico de uso Debe saberse hacer fuego y cocer la pizza controlando las trasmisión del calor No requiere ningún conocimiento técnico específico
Consumo económico Menor al ser de leña Mayor ya que consume electricidad
Precio del horno Mayor Menor
Temperatura de cocción 450ºC ó más Entre 300 y 340 ºC
Tiempo de cocción 1,5 minutos 3 a 4 minutos
Capacidad de producción Mayor.  Menos tiempo de cocción, más rendimiento Menor.  Más tiempo de cocción, menor rendimiento.

Recomendaciones para utilizar el horno eléctrico

Al elegir un horno eléctrico es recomendable comprar hornos que puedan llegar a los 500ºC, esto es así debido a que cuando el horno llega a esa temperatura, se auto limpia y deja la piedra refractaria totalmente blanca sin necesidad de que el pizzero deba limpiar cualquier desecho de harina, queso, etc… que pueda haberse quemado en el proceso de horneado.

La cocción de la pizza en un horno eléctrico se debe hacer a una temperatura de 300ºC, para que la base tenga tiempo de quedar crujiente a medida que la mozzarella se funde; el tiempo normal de cocción es de entre 3 y 4 minutos.

Cuando se cuece la pizza en el horno si se mueve para girarla es necesario colocarla en el mismo sitio donde estaba inicialmente, ya que esta zona de la piedra refractaria ya ha bajado la temperatura y si se colocase en otro lugar la base se quemaría.

 

Recomendaciones para utilizar el horno de leña

El nivel técnico del pizzero que trabaja con un horno de leña es mucho mayor que el que trabaja cun un horno eléctrico. Es muy necesario que el pizzero que trabaja con un horno de leña, tenga experiencia en este tipo de cocción, ya que requiere entender  muy bien la trasmisión de calor que trasmite la brasa.

 

Qué debe saber para utilizar un horno de leña?

  • Seleccionar una leña adecuada, han de ser trozos ligeros, ni muy grandes ni muy gruesos, que no explote y que no trasmita olores que puedan afectar el producto; no se recomiendan maderas resinosas.
  • Para hacer un buen fuego: Colocar papel arrugado en la base, y sobre éste, colocar ramas de leña fina y bien seca, ordenándola adecuadamente para que a medida que se vaya consumiendo se puedan ir colocando más ramas cada vez más gruesas, que permitan llegar a la temperatura adecuada.
  • El interior del horno se pondrá negro, y cuando el fuego sea suficiente, el techo del horno se pondrá blanco, ésto indica que la temperatura del horno es la apropiada para comenzar a hornear.
  • La experiencia es fundamental para saber si el fuego es suficiente o no, una forma fácil de saberlo antes de cocinar algún alimento, es tirar un papel arrugado dentro del horno, del lado en que no estén las brasas, si se quema de inmediato es que ya está a la temperatura adecuada. Este es el momento de barrer bien la superficie donde se colocaran las pizzas, para retirar cualquier posible resto de brasa que esté fuera de sitio.
  • Normalmente los hornos de leña mantienen mejor el calor. Si el horno está construido con buen material y ha sido bien fabricado, este horno que se ha estado utilizando hasta las 12 de la noche, a la mañana siguiente a las 10 de la mañana, aún estará más o menos a una temperatura de 200ºC, esto quiere decir que si se debe prender de nuevo al día siguiente, solo harán falta unos 10 o 15 minutos de brasa para tenerlo a la temperatura adequada. Si por el contrario, se debe calentar después de un día libre requerirá alrededor de 45 minutos para llegar a la temperatura adequada, por supuesto la cantidad de la brasa variará según sea el tamaño del horno. Pero debemos tener en cuenta que para calentar bien un horno es necesario hacer una buena hoguera.
  • La madera una vez quemada, deja un residuo de ceniza alrededor del 3% de su peso original. Sus humos son los menos dañinos para la contaminación ambiental.
  • La cantidad de leña necesaria para calentar el horno es más o menos de 1 k de madera por 6 metros cúbicos de aire.
  • En el proceso de cocción de la pizza. Debemos saber que una pizza se está cociendo desde abajo por el contacto con la base refractante, esto hace que la masa se deshidrate y la base quede crujiente. Por encima por el contacto con el aire caliente que hace que se funda la mozzarella y se cuezan los ingredientes, pero también y no menos importante, por la irradiación del fuego a cada lado de la pizza. Es necesario darle la vuelta para evitar que se queme, pero debe ser recolocada sobre el lugar original para evitar que se queme de abajo.

¿ Te ha parecido interesante?

¡Explícanos tu experiencia!