LARDO ERBONINATO, uno de los mejores #productositalianos que aportará carácter a tus recetas

Hoy quería hablaros de una de las últimas incorporaciones a nuestro catálogo. Se trata de un complemento ideal para la realización de pizzas y es el LARDO ERBONINATO, uno de los mejores #productositalianos que puede aportar carácter a tus recetas. Es de Italia Alimentari y viene directa de la Emilia Romagna.

Es una parte muy grasa del cerdo cubierta de hierbas aromáticas, con lo cual, cortado muy fino, aporta a cualquier receta un toque y unos aromas muy especiados. Es fantástico!!! Un verdadero hallazgo!!!

LARDO ERBORINATO DELLA VALDELSA, en piezas de 300 gramos.

Ingredientes: Manteca de cerdo, sal y aromas naturales.  Conservante: nitrato de potasio (E252) NO CONTIENE GLUTEN.

La manteca de cerdo se extrae de la capa de grasa que se encuentra debajo de la piel del cerdo.  Este corte de grasa de cerdo se toma del cuello, de la parte posterior y de la parte superior de los ancos del cerdo. Tiene una consistencia blanda y suave. Olor fragante, lleno de matices causados por hierbas y especias aromáticas.

De la forma más simple que se puede tomar es así, sobre una rebanada de pan tostado caliente, aunque el lardo erborinato es sensacional también sobre la pizza, cortado en láminas muy finas y colocado antes de servir cuando la pizza esta aún muy caliente.

Ingredientes para 4 personas:

8 rebanadas de pan casero,

100 gr. de lardo en lonchas.

Romero (opcional).

Elaboración: Poner un poco de aceite en las rebanadas de pan casero y tostar en una sartén antiadherente por ambos lados durante algunos minutos o utilizar la tostadora. Lavar el romero y picarlo grueso.

Cannoli Sicilianos, un postre para chuparse los dedos!

Originariamente, los cannoli se consumían durante el Carnaval de Sicilia, pero que han tenido tanto éxito, que se han convertido en el postre más popular y apreciado de esta isla mediterránea. Hoy día se comen durante todo el año.

Básicamente están formados por una envoltura de masa frita y crujiente, relleno con una mezcla de crema de queso ricotta, trocitos de chocolate o cubos de calabaza confitada. En los extremos se decoran con cerezas confitadas, naranjas confitadas, pistachos picados o chocolate.

En nuestro catálogo tenemos a vuestra disposición unos Cannoli realmente buenísimos, como hechos en casa y de la marca Torino pasticceria, pero si quieres hacerlos en casa, ahí va la receta!!!


Ingredientes para 24 unidades:

 

Para la masa de la galleta:

250 g de harina normal o harina de maiz (apta par celíacos)

30 g de azúcar

50 g de manteca de cerdo

5 g de chocolate en polvo amargo (apto para celíacos)

Una cucharada rasa de sal

Una cucharada rasa de canela en polvo

Una cucharada rasa de café en polvo.

1 huevo mediano

30 ml Vinagre de vino blanco

30 ml Marsala seco o prosecco.

 

Para el relleno:

750 g de ricotta de oveja fresquísima

300 g de azúcar

75 g de chocolate para fundir

 

Para decorar (en este caso):

Cerezas confitadas

Azúcar glas

 

Para cerrar los cannoli:

Una clara de huevo

 

Para freír:

1 L Aceite de cacahuete o manteca de cerdo. Si queremos rebajar calorías, podemos freír con aceite de girasol.

Preparación:

 

Antes de comenzar a preparar la masa de los cannoli, poner la ricotta en un colador para que empieze a drenar el agua sobrante y guardar en el refrigerador. Poner en un bol grande la harina, la sal, la canela, el café en polvo, el cacao y el azúcar. Añadir la manteca de cerdo, el huevo y el vinagre mezclado con el Marsala (1). Esta mezcla líquida debe agregarse lentamente, mientras vayamos amasando, ya que puede no ser necesario añadirla por completo, dependerá sobretodo de cómo absorbe la harina que se utiliza. Tenga en cuenta que la masa debe ser suave y elástica pero firme. Amase la mezcla durante al menos 5 minutos (2) sobre una superficie de trabajo, hasta que quede elástica, suave y homogénea (3) y luego envolver en papel film. Dejar en reposo durante al menos una hora en la nevera.

Ahora nos centramos en preparar la crema para el relleno: Coloca en un bol la ricotta bien drenada y añade el azúcar (4). Remueva suavemente los ingredientes sin insistir demasiado, cubrir el recipiente con film y coloque en la nevera durante por lo menos una hora más. Después de la hora indicada, tomar un tamiz muy fino, colóquelo en un recipiente y con la ayuda de una espátula aplaste la mezcla de ricotta y el azúcar hasta hacerlo salir (5) . Una vez que tenga una muy buena crema, añadir el chocolate (6) (o, si se prefiere, los cubos de calabaza confitada, como dice la tradición) guardarlo en la nevera en un recipiente con tapa.

Coger la masa para las galletas del cannoli y estirar hasta obtener una capa fina 1-2 mm (7) (se puede utilizar la máquina de estirar la pasta o usar un rodillo). Con un corta pasta redondo, de unos 9 cm Ø, cortamos 24 unidades ( 8 ) que alargaremos con las manos, formando óvalos (9).

Luego enrollar en unos cilindros de metal apropiados, teniendo cuidado de poner clara de huevo en los extremos (10) antes de apilarlos. Como alternativa a esta forma oval y para no manipular con las manos, también se puede utilizar un corta pasta en forma de rombo (11) y luego enroscar la masa fina en los cilindros metálicos (12).

Calentar la manteca de cerdo (o aceite) (13) en una sartén no muy grande a una temperatura de 170-180 ° (14) y luego freír todas las galletas. A continuación, poner sobre un papel absorbente para quitar el exceso de aceite y para que se enfríe por completo (15) antes de retirar los cilindros de metal.

Una vez frías, retirar el cilindro y rellenar con la crema de ricotta y chocolate (16) que hemos puesto previamente en una manga pastelera. Para completar los cannoli decoramos los extremos con cerezas confitadas (17) (también podemos poner cáscara de calabaza, naranja, chocolate o pistachos picados) y una generosa capa de azúcar glas (18).

Receta extraída de la web GIALLO ZAFFERANO:  http://ricette.giallozafferano.it/Cannoli-siciliani.html