FRIARIELLI Napoletani, Italia in tavola.

Broccoletti, rapini, friarielli, broccoli di rape, cime di rapa. Son los distintos nombres que recibe la misma planta, el nombre cambiará según el lugar de Italia en que estés, en Roma, por ejemplo, se llama broccoletti (no confundir con el brócoli), en Nápoles friarielli, en Puglia cime di rapa y en Toscana rapini. Normalmente, cuando hablamos de friarielli, sólo comemos las hojas y cuando hablamos de broccoletti consumimos la “flor” más grande entre las hojas.

Los Friarelli son uno de los ingredientes más populares de la cocina napolitana y uno de los ingredientes distintivos de esta rica y extraordinaria cocina.
La pasión de los napolitanos por los friarelli es una historia de recuperación e ingenio, dos cualidades típicas de la población napolitana, que logró aprovechar este ingrediente y lo convirtió en la base de platos absolutamente increíbles.

Conseguirlos fuera de Italia es complicado, sobre todo frescos, es por ello que los hemos incorporado a nuestro catálogo, el friarielli hervido listo para comer apto también para elaboraciones con pasta e incluso pizza.

Los encontraréis también en una de las novedades de Surgital, en el relleno de una pasta fresca congelada llamada BAULETTI CON FRIARIELLI E CACIOCAVALLO SILANO DOP acompañado de queso caciocavallo, el relleno de autor ganador del segundo concurso que organiza la misma marca en Italia. De la gama DIVINE CREAZIONI. Disponible también en nuestro catálogo.

¿Cómo cocinarlos?

Los friarielli es una verdura ligeramente amarga que sirve, por sí solo, de acompañamiento para segundos platos (carne de cerdo, bacalao frito … y también para hacer risotos, tortas saladas e incluso pizza) aunque la forma más corriente de cocinar los friarelli son acompañados de salchicha. Para esta simple y sabrosa receta, empezamos a sacar las partes no comestibles y más duras de la planta. Una vez limpios, preparamos una paella con un chorrito de aceite de oliva extravirgen (si queremos ser más auténticos, le podemos poner lardo, le dará más sabor) y un diente de ajo. Dejamos freír el ajo y cuando está apenas dorado, ponemos los friarielli. La cocción habrá finalizado cuando esta verdura está blanda. Para finalizar, añadimos sal y un trocito de guindilla. La sal se pone al final para evitar que la verdura pierda toda su agua y no nos quede seca. Para finalizar, añadimos la salchicha y acabamos de cocinarlo todo junto.

La pizza friarelli e salsiccia es una de las más populares de toda la región de Campania.

Otra de las recetas estrella de este vegetal es el Orecchiette con cime di rapa, plato típico de Puglia. Para cocinar esta receta, lo primero que debemos hacer es limpiar las partes superiores de la planta y retirar las hojas exteriores. Para facilitar la cocción podemos hacer un corte transversal profundo en la parte más dura del tallo. Sumergimos el cime di rapa (unos 2 kg aproximadamente para 4 personas) en abundante agua salada hirviendo durante 4-5 minutos. Cocemos la pasta. Cortamos la cebolla en rodajas muy finas y freímos en aceite hasta que esté dorada. Retiramos del fuego y agregamos tres filetes de anchoa entera. Cuando los orecchiette estén cocidos, los colamos sacando toda el agua, los añadimos a la cazuela de la verdura y agregamos aceite extravirgen de oliva. Mezclamos y dejamos reposar.

Nuestras fuentes:

https://amalfinotizie.it/friarelli-napoletani/

https://cucina.fanpage.it/friarielli-in-padella/

https://www.lacucinaitaliana.it/news/in-primo-piano/cime-di-rapa-broccoletti-rapini-friarielli/

 

 

Babà, su origen y su #receta.

A pesar de lo que se cree, el BABÀ es de origen polaco, aunque la cocina napolitana reclame este delicioso dulce como propio, de hecho, el inventor del babà fue el zar de Polonia Stanislas Leczynski, que era un gran chef.
Más tarde fue exportado a Francia y desde allí cruzó los Alpes y llegó a Nápoles, donde se ha elaborado y se ha consolidado como el postre típico napolitano por excelencia.

¡El babà es un dulce de la elaboración lenta y elaborada, que satisface a los paladares más exigentes! Fragante y aromático, blando y esponjoso … este postre es extremadamente delicado y exquisito. Si queréis hacer esta receta, cogedlo con calma, no valen prisas.

Ingredientes para 16 babas individuales:

• 220 g. Harina para pastelería
• 3 g. Levadura de cerveza seca
• 20g de agua
• 7 huevos frescos enteros
• 150 g. Mantequilla sin sal derretida
• 20 g. Azúcar
• 4 g sal
• Mantequilla y harina para los moldes
Para el baño de ron:
• Agua 2 l
• Azúcar 800 g
• Piel de naranja 40 g
• Piel de limón 20 g
• Ron (blanco o oscuro) 400 ml

Elaboración:

En primer lugar disolvemos la levadura con agua con 20g de agua, poner en un bol junto con 30g de harina (sacarla del total de harina) mezclar hasta obtener una masa homogénea. Cubrir con film y dejar reposar para que fermente durante unos 30 minutos hasta que fermente.
Transcurrido este tiempo, añadimos el resto de harina (mejor que esté fría de nevera), añadimos los huevos (mejor fríos de nevera también) y ponemos la mezcla en la amasadora. Acto seguido, añadimos el azúcar y dejamos amasar durante unos 15 minutos aproximadamente. Añadimos la sal y la mantequilla derretida y volvemos a amasar durante unos 15 minutos más. Cubrimos el bol con film y dejamos reposar durante unas 3 horas.
A parte, cortamos la piel de un limón y la piel de una naranja. Ponemos a hervir agua con azúcar y cuando hierva, añadimos las pieles. Dejamos infusionar y añadimos el ron (podemos poner también limoncello). Dejamos hervir unos minutos, paramos el fuego y tapamos la infusión.
Seguidamente untamos los moldes con mantequilla y harina, si queremos obtener la forma tradicional podemos coger tarrinas de papel de aluminio y achatarlas, de esta forma obtendremos un biscocho en forma de seta.
Una vez la masa esté lista, rellenamos la mitad de los moldes ya que debemos dejarla reposar de nuevo hasta que otra vez doble su tamaño. Ese será el momento ideal para ponerlo al horno precalentado a 180ºC durante 15 minutos. Pasado el tiempo, los retiraremos a enfriar y una vez fríos los desmoldaremos.
Colamos la infusión que hemos preparado con el almíbar de fruta y ron y bañamos cada babà. Cuanto más empapados queden mejor será su sabor.
Podemos acompañar los babà con una crema, crema de cacao, mermelada o frutas de temporada.

Si queréis completar esta entrada, podéis consultar estos dos post:

Babà con crema inglesa y láminas de nectarina

http://ricette.giallozafferano.it/Baba-al-rhum.html

¡Beba Ferrarelle y sienta la naturaleza!

Acqua-Ferrarelle_1El agua es uno de los más importantes e imprescindibles elementos que conforman nuestro organismo. El 75% de los músculos, el 90% del cerebro, el 22% de los huesos y el 83% de nuestra sangre son agua.

Imaginemos la importancia de tomar agua a diario después de conocer estos porcentajes exactos. En el cuerpo humano tenemos una cantidad de agua que oscila entre el 55% y el 78% dependiendo del tamaño del cuerpo de la persona.

Nosotros te traemos de Italia el agua procedente de un volcán, FERRARELLE y NATÍA. Por que beber agua es muy saludable pero beber FERRARELLE aún lo es más!!!!

ferrarelleBeba Ferrarelle, sienta la naturaleza

 

En un área cercana a Nápoles, la naturaleza obra uno de sus verdaderos milagros: las gotas de lluvia que caen sobre el volcán de Roccamonfina se filtran bajo tierra a través de la roca. De esta forma el agua empieza un viaje de 15 Kms a través de las rocas, durante el cual se purifica y se enriquece de sales minerales; calcio, potasio, silicio, bicarbonatos y dióxido de carbono que le otorga su efervescencia natural. Este dióxido es un don de la naturaleza. Nada se le añade de manera artificial. Estas burbujas naturales la hacen muy suave al paladar y le proporcionan un sabor único.

Cada burbuja de Ferrarelle posee toda la riqueza natural de las sales minerales: el bicarbonato para la digestión, el potasio para los músculos y la circulación arterial, y el calcio para los huesos y unos dientes sanos.  

agua Ferrarelle CBG

Beba Ferrarelle, sienta la calidad El agua mineral Ferrarelle se somete a 615 tests diarios para asegurar su calidad. Dos certificados internacionales otorgados a Ferrarelle lo prueban: ISO 14001 y la ISO 9001. Además el área entera que rodea los manantiales de Ferrarelle está protegidos.   

NATÍA, bajo el mismo volcán El área por dónde fluye el agua Ferrarelle es también manantial de otra agua mineral natural suave, Natía. Esta agua con bajo contenido de minerales es el acompañamiento perfecto para aumentar los placeres de la comida Mediterránea.  

banner_vulcano FERRARELLEEn el año 1893, Ferrarelle construyó su primera fábrica de embotellamiento.

Viaje a la cuna de la pizza, Nápoles.

Si hay algo de lo que se enorgullecen los napolitanos, incluso por encima de su venerado San Gennaro, es de haber creado un manjar internacionalmente conocido, LA PIZZA. Según ellos, solo en Nápoles se elaboran pizzas auténticas con los ingredientes correctos: pasta, tomate, mozzarella y albahaca. Para muchos de ellos, el resto de pizzas que se elaboran en Italia y en el resto del mundo, son burdas imitaciones o inaceptables herejías. La mejor manera de comprobar si tienen razón es viajar a la capital de la Campania y probar su pizza in situ.

Lo cierto es que la base de la pizza y sus parientes más similares (pan de pita, la focaccia, la piadina,..) se vienen cociendo en hornos, a lo largo y ancho del Mediterráneo, desde la Antigüedad, pero conviene no enzarzarse en discusiones de este tipo con un napolitano, que nos contará el verdadero y único origen de tan sencillo y delicioso manjar: Nos remontamos al año 1889 cuando a la reina de Italia, Margarita, que pasaba el verano en Nápoles, se le antojó probar esa “comida de pobres”, así que ordenaron a la guardia que encargaran una de esas pizzas a un cocinero llamado Raffaele Esposito, famoso en la ciudad por sus pizzas. Esposito se esmeró en elaborar su pizza ya que iba en juego su reputación y creyó que lo más acertado era diseñar una con los colores de la bandera italiana: el rojo del tomate, el blanco de la mozzarella y el verde de la albahaca. A la reina le encantó la idea y desde entonces esta pizza ha sido llamada en su honor, Margherita.

En todo caso, si te gusta la pizza y viajas a Nápoles, te recomendamos visitar la pizzería más antigua de la ciudad: La Antica Pizzeria Port´Alba, fundada en 1830 y que no ha dejado de servir auténtica pizza napolitana hasta hoy. Este local aparece en todas las guías de la ciudad, más como monumento histórico que como lugar para comer, ya que siempre está llena de turistas. Aun así, es obligado pasar por allí y después elegir cualquier otra vieja pizzeria del  centro histórico de Nápoles para comer como un verdadero napolitano.

Fuente: http://canalviajes.com/napoles-viaje-a-la-cuna-de-la-pizza/

¡Espero que os haya gustado!