#receta Focaccia alla genovesa, auténtica de Liguria.

Después de unas vacaciones de ensueño recorriendo Italia de Norte a Sur, buscando recetas auténticas y menjares típicos de cada zona, empezamos hoy con algo tan sencillo pero espectacular como la focaccia!

focaccia

La Focaccia alla Genovese, en dialecto “ fügassa“, es una especialidad típica de la tradición gastronómica de Liguria y una excelente representante italiana de la cocina “Slow food”. La verdadera focaccia alla Genovese tiene unos orígenes antiquísimos y hoy en día se conoce en todo el mundo como un referente entre todos los productos italianos más famosos, aunque la verdadera y más auténtica la comemos en Génova.

Por regla general, la Focaccia alla Genovese debe tener una altura media de dos centímetros, debe ser crujiente, suave y quebradiza (para nada gomosa o elástica), debe tener un marcado sabor y aroma a aceite (preferentemente virgen extra); hay quien aconseja darle un toque ligero con vino blanco en vez de espolvorear con agua antes de meterla en el horno. Casi siempre la encontramos sazonada con sal y romero.

Es un alimento versátil que gusta a todos y que encaja en múltiples situaciones: tanto durante el aperitivo como para la merienda, también para acompañar carnes, verduras o quesos, O como substitutivo del pan.

Ingredientes:

Sale 15 g

Levadura de cerveza  25 g

Harina de fuerza  600 gr

Agua 400 ml

2 cucharadas de azúcar

Aceite de Oliva extra virgen 140 ml

Preparación:

1

Diluir la sal en agua templada (1) ponerla en la amasadora (2) (o en cualquier otro recipiente si vas a amasar a mano), añadir el azúcar también diluido (3)

2

Añadir 40 ml de aceite de oliva (4); añadir la mitad de la harina (5) mezclar hasta obtener una mezcla homogénea y bastante líquida (6).

3

Llegados a este punto añadir la levadura de cerveza en polvo (7) y mezclar por unos 2 o 3 minutos más (8), después añadir la harina restante (9) y volver a amasar hasta obtener, ahora sí, una masa homogénea y elástica.

4

Poner 50ml de aceite extra virgen de oliva (10) encima de la base de horno para hornear la focaccia, en la mesa de trabajo, espolvorear con un poco de harina y poner encima la masa(11), trabajarlo hasta darle una forma más o menos rectangular, ponedlo sobre la base de horno a la que ya hemos puesto el aceite (12) dejadlo reposar para que fermente durante 1 hora y media a una temperatura de unos 30°, su espesor debe doblar su volumen.

5

Transcurrido este tiempo, extender (13) sobre toda la superficie de la base (14), asegúrate de que en la base hay suficiente aceite. Añadir más aceite sobre la focaccia (15)

6

Espolvorear con sal gruesa y deja reposar para fermentar durante media más a una temperatura de unos 30º (16).  Transcurrido este tiempo, prensar con los dedos sobre la superficie de la focaccia hasta crear una superficie irregular (17-18) llena de surcos.

7

Llegados a este punto, poner el aceite restante 50 ml (19) agregar el romero y unas gotas de vino blanco y dejar reposar para su última fermentación, durante media hora más a una temperatura de 30º.

Ha llegado el momento de hornear. Poner  la bandeja de horno precalentado 200° durante al menos 15 minutos. Antes de poner la bandeja en el horno, espolvorear con agua del tiempo la superficie de la focaccia (20); sacar la bandeja y dejar reposar antes de cortarla (21).

Conservación

Conservar la focaccia alla genovese a temperatura ambiente, protegida con una campana de cristal durante dos días como mucho.

Consejo

Cuando la horneeis intentad no abrir la puerta del horno para evitar que se disperse el calor.

 

Receta original del http://ricette.giallozafferano.it/Focaccia-fugassa-alla-genovese.html

 

Comida Slow Food: Una tendencia con muchos adeptos.

¡Aprovecha el verano para practicarla!

Imagen extraída: http://bit.ly/OU2PgO

El Slow food (Comida lenta) se opone al fast food y pretende volver a la comida tradicional disfrutando con tranquilidad de una buena comida, sana y equilibrada.

Es bien sabido por todos, que el tiempo es oro en nuestra sociedad. Esta falta de tiempo ha propiciado el nacimiento de la comida fast food y con ella ha aumentado la ingesta de productos con pocos nutrientes y han disminuido las relaciones humanas alrededor de la mesa. El Slow food es un  movimiento internacional nacido en Italia hace unos 20 años y se basa en volver a la comida tradicional disfrutando con toda tranquilidad de una buena mesa y de su entorno.

El Slow food defiende las costumbres alimentarias saludables, con los nutrientes necesarios para nuestro organismo,  en definitiva, una dieta mediterránea pero con unas ligeras variaciones en cuanto a la cocción de los alimentos y con algunos conceptos distintos que mejoran esta dieta, como pueden ser, una masticación adecuada, la utilización de sabores suaves y naturales…

Sin duda es un concepto que favorece muchos aspectos de nuestra salud, tanto física como psíquica, sabemos que es difícil de seguir, pero aprovechemos el verano y las vacaciones para ponerlo en práctica.