Cata de la Cantina Batasiolo en nuestra central #vinositalianos

Ya tenemos editado el vídeo con las imágenes de la Cata que tuvimos el viernes 13 de Febrero aprovechando la visita de nuestros comerciales. Paolo Bassi export de la Cantina y nuestro responsable de Enoteca, Roberto Fazzina, fueron los encargados de hacer la exposición con las particularidades de estos vinos.

Espero que os guste!!!!

 

FLORIOVO, marsala con extracto de huevo ¿Quieres saber lo que se siente?

marsala-florioTenemos en nuestro catálogo de productos italianos un vino bastante inusual que despierta bastante interés entre los amantes del vino. Estoy hablando del Floriovo, un vino (por así decirlo) producido por una empresa siciliana con una gran solera y una historia fascinante, me refiero a la Cantina Florio.

El Floriovo es un vino marsala aromático “alternativo” que se ha disfrazado con extracto de yema de huevo para guste y disfrute de los que buscan sensaciones nuevas. ¿Quieres saber lo que se siente?

4054

 

 

 

Cantina Florio, forma parte del Grupo Duca di Salaparuta y Corvo.

El Floriovo se produce en una cantina siciliana llamada Florio, son especialistas en vino además de tener una historia de distintos intereses de negocio, incluyendo la arquitectura, “art nouveau”, cerámica, la pesca de atún e incluso carreras de coches! Algunos habréis oído hablar de la de la Targa Florio, una de las carreras de automóviles más antiguas del mundo, iniciada por uno de los miembros de la familia Florio, Vincenzo Florio .

¿Es un vino?

En aras de la simplicidad, que es mi marca de la casa, os diré que “vino” es el término que usaré para describir el Floriovo, su base la forma el vino Marsala con denominación de origen aunque en su fórmula se le añada huevo.

Aunque inusual y poco extendido, este vino se viene haciendo desde épocas inmemorables, existe la tradición en algunos lugares, de añadir al marsala una yema de huevo para dar a los niños con resfriados para ayudarles a dormir mejor. Por tanto, no es tan raro que se haya comercializado con otros fines que los meros curativos, no?

floriovo_marsala_0

Volviendo al Floriovo. Os diré que lo forman 30% de Catarratto, 40% Grillo y 30% de Inzolia. A la mezcla se le añade estracto de yema de huevo y azúcar.
Os diré que es un vino de color ámbar oscuro, con reflejos dorados. En nariz es intenso y rico, pero bien equilibrado. El sabor es armonioso, suave, con toques de vainilla y sabor de almendra. Muy agradable al paladar, aunque resulta un poco más pesado que el Marsala normal por la densidad que aporta el extracto de huevo. Tiene un 18% vol.

Es agradable, sobre todo para acompañar dulces típicos italianos y no deja esa sensación de ardor que dejan algunos digestivos más fuertes, como la grappa. También se puede utilizar para elaborar algunas recetas de tradición italiana como el Tiramisú, los savoiardi bañados con Floriovo son una delicia.

Además, yo añadiría otra utilidad, podría ser divertido hacer una cata a ciegas entre amigos para ver si tus invitados pueden adivinar lo que es y, lo más interesante, lo que contiene.

Hasta aquí este post dedicado al Floriovo, espero haber aportado un poco de luz a vuestra solicitud. Si tenéis la ocasión no debéis perder la oportunidad de probarlo. Merece la pena!

 A continuación os paso un mapa con la localización de las Denominaciones de Origen del Marsala en Sicilia.

images

Feliz fin de semana! 😀

 Para saber más sobre el Marsala y sobre la cantina:

El post que escribí sobre Sicilia: http://www.cbg.es/blog/2013/01/07/sicilia-un-derroche-de-personalidad-y-un-paraiso-que-besa-el-mediterraneo/

http://www.cantineflorio.it/vinomarsala/vinomarsala.htm

http://www.duca.it/cantineflorio/

 

El Pétalo, pensando en regalar una rosa diferente en St.Jordi ???

 

Para celebrar un día tan especial, en nuestro catálogo tenemos el vino ideal, el  Pétalo “ el Vino del Amor”, de Bottega. Se trata de un vino blanco espumoso y dulce, elaborado con uva Moscato y con una graduación alcohólica de 6,5% vol.

Es un vino fresco y fragante producido en Pádua, una zona famosa en Italia por el cultivo de rosas, que durante la época de floración, que coincide con la de las viñas, transmite los aromas típicos de estas flores embriagando los viñedos, de ahí el nombre del vino.

Se recomienda servirlo a 6/7ºC para atrapar todos sus aromas y su sabor.

Un producto ideal para cualquier ocasión, aunque CBG te lo recomienda para momentos especiales y románticos, ideal para el aperitivo o para acompañar tus postres.

Ficha técnica:

CANTINA BOTTEGA, Veneto.
Tipo de uva: Moscato dei Colli Euganei.

Nota de cata: Amarillo paja con leves matices rosas, burbujas finas y muy persistentes. Aroma de flores, fruta y uva moscatel. Sabor delicado, dulce y con retrogusto de rosa.

Temperatura de servicio: 6/7ºC.
Graduación alcohólica: 6,5% Vol.

¡¡¡Estamos en Italia!!!

Buenos días a tod@s,

Ayer llegamos a Italia divididos en dos frentes. Una sección de la empresa está en Verona, para participar y disfrutar de la 47º edición del Vinitaly. Y otra parte, una representación más comercial, está visitando a algunos de nuestros proveedores más emblemáticos. De esta última, os daremos más detalles al finalizar la semana, con fotos del equipo que ha disfrutado de estas visitas y de las empresas que han visitado. Hoy están en Mauri…. pero no quiero avanzar nada más, el viernes todo el reportaje fotográfico y las explicaciones respectivas.

El Vinitaly que se realiza entre el 7 y el 10 de Abril en Verona, capital de amor y tierra de romances como el de Romeo y Julieta, es el evento que marca la evolución del vino nacional e internacional, ayudando a hacer que sea la realidad más interesante y dinámica del sector primario en este momento. Vinitaly es el evento referente para este sector. En 2012 acogió a más de 4.000 expositores, una superficie de exposición de 95.000 metros cuadrados, registrando 140.000 visitantes, entre ellos más de 48.000 extranjeros procedentes de más de 110 países.

VIDEO OFICIAL DE LA FERIA 2013Cuatro días de grandes eventos, exposiciones, degustaciones y talleres  de las bodegas expositoras con los operadores del sector, junto con un programa de conferencias muy interesante, que aborda y analiza los temas relacionados con la oferta y la demanda en Italia, Europa y el resto del mundo.

Es una feria tan extensa que hay un servicio de buses internos para llevar a los visitantes de pabellón a pabellón. Totalmente preparada, dispone de todas las facilidades y ventajas para que todos se sientan lo más cómodo posible.

En más de 15 pabellones se dan cita todas las regiones italianas. También hay un pabellón de productores mundiales (España, Estados Unidos, Rusia… entre otros) y un pabellón llamado Sol&Agrifood con productores italianos de productos típicos y artesanos. Un feria muy completa y que año tras año visitamos por que queremos estar informados de las nuevas tendencias y novedades, y por que necesitamos afianzar nuestro compromiso con nuestros proveedores, haciendo que el contacto comercial estricto que se produce durante el año, se afiance y sea más personal durante este evento.

Un evento que nunca nos perdemos por que queremos estar a la última y estrechar relaciones. Las proximas novedades en nuestro catálogo de la “Enoteca de CBG” seguro que tendrán que ver con esta feria. Pero aún no os podemos adelantar nada!!!

http://www.vinitaly.com/

¡Un saludo y feliz semana!

Piemonte ¡para sentirse como un auténtico rey!

Piemonte es historia y memoria, arte y cultura, leyenda y tradiciones. Un patrimonio incalculable y lleno de fascinación que se articula entre ciudades, pueblos, abadías, castillos y fortificaciones abrazando sugestiones seculares, vistas de cuentos de hadas, paisajes con una gran fuerza evocadora y unos habitantes con una clara vocación productiva e innovadora.

Una tierra en la que el amor por el buen hacer ha modificado a través del tiempo el paisaje de las colinas y ha llevado a las mesas productos genuinos y de calidad. Entre las variedades de vino los más destacados son el Barolo, el Barbaresco y el Moscato d’Asti. De nuestro catálogo, destacamos como excelentes representantes de esta región, la Cantina Batasiolo, los quesos de Beppino Occelli y las Trufas de Alba de Urbani, todos conocidos y premiados  por sus productos.

Es la región más grande de Italia después de Sicilia y está dividida en 8 provincias (Torino, Alessandria, Asti, Biella, Cuneo, Novara, Vercelli y Verbania), entre otras ciudades piamontesas cabe destacar Alba, conocida por sus trufas, con el casco antiguo medieval y sus “cien” torres, la “barroca” Casale Monferrato o Cherasco con una muralla del siglo XVI, definida por Napoleón Bonaparte como la “franja más bella de Italia”; y también Biella y las ciudades de charme de la provincia de Torino, sin olvidar los numerosos burgos y los pequeños municipios en los que sobreviven antiguas tradiciones que ofrecen panoramas y horizontes sugestivos a todo el territorio de la región.

Con sus 160.000 hectáreas de áreas protegidas, ofrece la posibilidad de conocer paisajes únicos y hábitats típicos del territorio alpino, de colina y llanura. El 41% del territorio se caracteriza por tener imponentes cadenas montañosas con localidades para el esquí de fama internacional, mientras el restante 59% está dividido entre colinas y llanura (es el principal arrozal de Europa). Limita al Oeste con Francia, al Norte con Suiza, al Noroeste con el Valle d’Aosta, al Este con Lombardía, al Sudeste con Emilia Romagna y al Sur con Liguria. Entre las Áreas tuteladas, destacamos los dos Parques Nacionales: el Gran Paradiso, la Val Grande y el área nororiental ocupada por el Lago Maggiore y el Lago d’Orta, joias naturales paisajísticas y dignas de contemplar.

Las quince Residenze Reali son la síntesis ideal de arte, cultura y paisaje, reconocidas por la UNESCO como “patrimonio de la humanidad” en 1997, representan una riqueza artística y cultural no sólo para la región, sino también para toda Europa. Interesantísimo redescubrir los recorridos de los peregrinos medievales, éste puede resultar un modo alternativo para visitar el territorio, el Piemonte – desde siempre puerta de acceso hacia Europa – caracterizado por sus numerosas y antiguas abadías e iglesias, y por los siete Sacri Monti, también éstos, desde 2003, en la lista de la UNESCO. Un patrimonio cultural compuesto por residencias y jardines históricos, castillos, fortificaciones y por más de 400 museos.

La tradición enogastronómica de Piamonte goza de renombre internacional, tanto que en las clasificaciones de los restaurantes y en las guías de sector, la región ocupa siempre los primeros lugares. Un éxito que se debe a la habilidad de los cocineros, maestros en mezclar los sabores de la tradición con los de la nueva cocina, pero también a la certificada calidad de los productos piamonteses. Territorio y cocina son un binomio indivisible que contribuye al mantenimiento de la identidad de una tierra y de su pueblo. La riqueza de productos típicos piamonteses permite degustar óptimos platos a base de arroz, trufas, quesos, carnes …todo acompañado por una amplia gama de hortalizas frescas. Cada plato puede ser acompañado, a parte de aguas minerales de varia naturaleza y composición, también por vinos secos o dulces; tintos, rosados, blancos, pero siempre de óptima calidad. El 80% de los vinos de Piamonte goza, de hecho, de las certificaciones DOC (denominación de origen controlado) y DOCG (denominación de origen controlado y garantizado). Para los amantes de la cerveza, una gran oferta de locales y pequeñas cervecerías distribuidas por todo el territorio permite catar productos artesanales de elevado nivel.

Hoy en este post, te proponemos que conozcas esta región a través de la ruta del Barolo, ya que consideramos que engloba toda la esencia de esta región. Recorrer esta ruta entre las localidades donde se produce el Barolo es como realizar un viaje por los sentidos – el gusto y el olfato -, que lleva a descubrir lugares significativos para la historia y la identidad de un territorio, a través de un paisaje de colinas y viñedos, iglesias rurales, castillos y tradiciones aún vivas.

Para empezar destacamos las características genuinas de esta variedad de vino. El Barolo se produce con la uva Nebbiolo madurada en la zona de Langhe. Este vino tiene un color rojo granate con reflejos anaranjados, un aroma característico, intenso y agradable, seco, pleno, robusto y aterciopelado.
Debe tener un contenido de alcohol de al menos 13 grados y una edad no inferior a 3 años (incluyendo al menos dos en madera de roble o castaño) y acompaña de manera óptima los platos de caza (faisán y liebre) – asado carne – queso sabroso – platos trufados.

La Zona DOCG del Barolo se agrupa en un área que reúne los 11 términos municipales que comprende: Barolo, Castiglione Falletto, Serralunga d’Alba y parte de las localidades de Cherasco, Diano d’Alba, Grinzane Cavour, La Morra, Monforte d’Alba, Novello, Roddi y Verduno.

Nuestra ruta empieza en Verduno, localidad que cuenta con uno de los panoramas más espectaculares de la Langa. Aquí, además del Barolo, se produce también el Pelaverga, un tinto perfumado exclusivo de esta zona. A pocos pasos se encuentra La Morra: en la placita del pueblo se encuentra el monumento al Vignaiolo d’Italia (Viñador de Italia) y, un poco más allá, sommeliers, aspirantes enólogos o simples curiosos no pueden perderse la “Cantina Comunale” (Bodega Municipal), inaugurada en 1973 por los cultivadores de viñas de La Morra. Esta localidad con más de 680 hectáreas de superficie cultivada con vides, de las que 383 están reservadas al Barolo DOCG, es uno de los municipios con mayor extensión productiva, más del 30% de la producción entera. Allí  radican 230 empresas registradas, y en este mismo lugar, tan agraciado además por su belleza natural, la Cantina Batasiolo ha ubicado también la base operativa de su Empresa.

Por otra parte, en la aldea Annunziata, se puede visitar el complejo románico-barroco del antiguo convento benedictino, ahora Chiesa dell’Annunziata y, en las bodegas se encuentra el “ Museo Ratti dei Vini d’Alba ” (Museo Ratti de los Vinos de Alba). De plaza en plaza. La de Roddi está considerada una de las más bellas del Piemonte. Aquí se encuentran la Chiesa dell’Assunta, con fachada del barroco tardío y el castillo medieval, construido en una posición que domina el valle del Tanaro. En Novello, patria de la trufa blanca, encontramos el castillo neogótico espléndidamente reformado desde el que se puede disfrutar de una espléndida vista sobre las Langhe y el valle del Tanaro. A pocos kilómetros se encuentra Cherasco, la ciudad con “mura stellate” (murallas en forma de estrellas).Aconsejamos a los coleccionistas visitar Cherasco donde tiene lugar uno de los mercados italianos más importantes dedicados a las antigüedades, por no mencionar a los golosos que en las pastelerías del centro pueden adquirir los típicos “Baci di Cherasco” (Besos de Cherasco) de chocolate o avellana. Relacionada con la historia de la Resistencia piamontesa encontramos Monforte d’Alba, donde el párroco Dallorto se entregó a los “repubblichini” a cambio de que no quemaran el pueblo. Elegante con el perfil digno de un grabado del silo XIX es el castillo de Grinzane Cavour, que domina uno de los paisajes más pintorescos de la Langa. Construido alrededor de la torre central, alberga desde 1967 la “ Enoteca Regionale Piemontese Cavour ” (Bodega Regional Piamontesa “Cavour”), un prestigioso escaparate para los más exquisitos vinos y aguardientes del Piemonte. A poca distancia de la viña del conde Benso di Cavour, existen las hileras de Diano d’Alba, especializada en la producción del Dolcetto d’Alba, un vino joven y armonioso, de color rubí, con un sabor seco, afrutado y agradablemente almendrado. Superada Serralunga, se llega hasta Castiglione Falletto, tierra de orígenes antiguos que en verano festeja los “vini delle stelle” (vinos de las estrellas), con degustaciones, cocina langarola, paseos nocturnos y disertaciones astronómicas. El recorrido termina en Barolo, donde pueblo y vino son una sola cosa. Aquí, en el castillo, se puede visitar la Enoteca Regionale del Barolo” (Bodega Regional del Barolo) y el “Museo Etnografico Enologico” (Museo Etnográfico Enológico) y saborear relajadamente un buen vaso de Barolo.

¡En el fondo, basta poco para sentirse como un auténtico rey!

Nuestra fuente http://www.piemonteitalia.eu/

Bajo el sol de la Toscana, Montalcino la cuna del buen beber

Realizar una visita turística por la región de la Toscana, en Italia, es sin duda una de las rutas más atractivas que nos podemos encontrar dentro del mapa turístico italiano. De hecho la Toscana por su belleza y atractivo y por la innumerable variedad turística y gastronómica que nos ofrece, es la región de Italia que mayor cantidad de turistas recibe durante el año. Hoy nos centraremos en conocer la ruta entre Pisa y el sur de Siena, ya que descubre, además, la tradición vinícola y el pasado glorioso de sus ciudades amuralladas.

 Las colinas de esta región del norte de Italia parecen surgidas de un cuadro renacentista de Botticelli, Leonardo da Vinci o Giotto, con los olivos, viñas y cipreses pintados con una armonía casi helenística. 

 Comenzando en Pisa, el paseo desde la plaza del Duomo hasta la orilla del río Arno cruza la ciudad medieval y pasa frente a iglesias románicas como la de San Frediano. La Piazza dei Miracoli, declarada Patrimonio de la Humanidad, con la torre inclinada que se ladea de un modo escandaloso, con un desplome de más de cinco metros que los ingenieros han logrado congelar para evitar un derrumbe definitivo. Desde Pisa hacia Siena -a 150 kilómetros- por el sur, se pasa por la localidad de Volterra, fundada por los etruscos hacia el siglo VIII a.C. Media hora de coche separa Volterra de la villa amurallada de San Gimignano, erigida sobre un cerro rodeado de viñas y olivares. Desde lejos se distingue el perfil de sus trece casas torre, sin ventanas y algunas con más de cincuenta metros de altura, que parecen buscar el cielo. Pero el paisaje más característico de la Toscana se despliega al sur de Siena, en el valle de Orcia; un lugar salpicado de suaves y onduladas colinas, cipreses estilizados y aldeas medievales.

 

Montalcino, la cuna del buen beber.

También en esta soleada región llega el otoño, los pueblos permanecen tranquilos, sin tanto turismo como en verano, los viñedos protagonistas absolutos de su paisaje, se tiñen de otoño, con naranjas, rojizos, ocres y marrones. El calor se sirve en copa en las más de 250 bodegas que salpican unas de las zonas vinícolas más antiguas de Europa. El paisaje, como en casi toda la Toscana, se caracteriza por sus austeras colinas de cipreses oscuros y ciudades fortificadas, así como por las cuantiosas hectáreas de viñedos, que en este lugar, dan origen a algunos de los más prestigiosos vinos de Toscana. Los toscanos fueron los primeros vinos italianos en conseguir la DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada) y hoy además del Chianti –que es seguramente el más conocido- otros cinco vinos ostentan el sello de garantía. Uno de ellos es el Brunello de Montalcino, elaborado a partir de la uva autóctona Sangiovese, una de las variedades de uva más antiguas de Italia.

La coqueta localidad medieval de Montalcino es ideal para explorar la zona. Es una pequeña y preciosa ciudad amurallada situada en lo alto de una colina de  Val D’Orcia, con un panorama que alcanza los valles de Ombrone y de Asso.

La localidad de Montalcino, que con sus 564 m sobre el nivel del mar domina majestuosa el paisaje de su alrededor, nació con vocación militar, siendo enclave defensivo para los etruscos primero, y para florentinos y sieneses posteriormente. Fueron  estos últimos  los que en S XIII – durante la época de la república de Siena – , quienes levantaron el perímetro amurallado de la ciudad tal como hoy se puede ver. La ciudad tiene 6 puertas de acceso que se conservan casi intactas. Desde la Porta al Cassero, una rampa de piedra te conducirá hasta el pórtico de entrada a la Fortaleza, levantada por los mismos sieneses en 1361 (entrada libre). No dejes de pasear por su patio interior, contemplar las ruinas de la antigua iglesia de San Giles y acceder al Bastión de San Giovanni, ocupado en la actualidad por una interesante enoteca.

Aquí puedes tener un primer contacto con los vinos locales, ya que tienen más de 1000 referencias (desde 5€ a 5000€ por botella), también puedes adquirir algún producto típico de la zona, como la grappa de Brunello o los tradicionales “cantucci” (dulces parecidos a los “carquinyolis” y que se comen acompañados de vino dulce Moscatell). Un secreto, desde la tienda puedes acceder a lo alto de la muralla por sólo 4€, ¡no pierdas la oportunidad! Frente a la rampa de la Fortaleza se entra en el casco histórico por la Vía Ricasoli, uno de los ejes vertebrales de la ciudad.

Acércate al Palazzo Pieri-Nerli, buen ejemplo de la típica construcción del Montalcino del S. XVI, y al vecino Convento de Sant´Agostino. Desde aquí si paseas por la vía Bandi llegarás  a las plazas Garibaldi y del Popolo, centros neurálgicos dl Montalcino actual. Allí se emplazan el Ayuntamiento (Palazzo Comunale) y la oficina de turismo.

 

 

Por último un apunte gastronómico, la taberna Il Grappolo Blu está especializada en recetas toscanas de toda la vida. Para combatir el frío una buena opción es pedir la sopa “ribollita”, un antiguo plato campestre a base de diversos vegetales, también és aconsejable cualquier plato de pasta elaborada con harina de castaña. Otra observación, el pan no contiene apenas sal, ya que los embutidos (salumi) y la comida en general es bastante sabrosa.

No te puedes perder visitar la cantina más antigua de la ciudad situada en la plaza del Popolo, inaugurada el 1888, la Fiaschetteria Italiana, una joia que el progreso ha respetado y conservado.

Puedes alojarte en muchas de las cantinas ya que suelen disponer de un lugar destinado a tales funciones, una buena muestra de ello, es el Castello Banfi, que además de elaborar una cuidadísima selección de vinos prestigiosos y reconocimos mundialmente, ofrece al visitante la oportunidad de alojarse en su castillo.

¡Una experiencia muy recomendable!

 

Comercial CBG, tiene en su catálogo varias cantinas que representan esta región, desde la ya descrita anteriormente, Castello Banfi, hasta la prestigiosa Tenuta San Guido con el Sassicaia, pasando por la Cantina Leonardo da Vinci.